viernes, 14 de abril de 2017

LA LECTURA COMO VIAJE

PEDAGOGÍA DE LA PALABRA. SEGUNDA ENTREGA.




LA LECTURA COMO VIAJE

Existen mil bondades en la lectura, hoy hablaré sobre esas otras lecturas, las de los cuentos infantiles por ejemplo, esas que llevan al niño al mundo de fantasía, al sentir, generar empatía con los personajes que encuentra en su camino, crear afinidades,  disfrutar, reír, acompañarse,  viajar de improvisto, sentir crujir las hojas y desvestirse de  sensibilidad.  La lectura de cuentos infantiles incrementa  el buen humor, da reposo, agudiza los sentidos, genera empatía y lazos afectivos que redundan en el comportamiento social real, se tejen ideas, nuevos conceptos y conjeturas. 
 
La lectura de relatos oscuros, cuentos tradicionales, de hadas y ritos poéticos,  libera las tensiones, expande el universo creativo, activa los sentidos dada la riqueza de elementos sensoriales que puede encontrar el lector u oyente; alivia el cansancio, hace vida el encuentro con los antepasados y no hay afrenta contra lo absurdo.  A través de este acercamiento lector, se promueve el diálogo desde adentro, el silencio, el disfrute de lo simple; soñar, sincronizar con el mundo de lo no-creíble.  Si la lectura de cuentos infantiles fortalece la imaginación,  la lectura poética por su parte, proporciona encuentros con otros seres interiores e ilumina el camino.  La lectura en todas sus posibilidades nos recuerda que hay un mundo que desconocemos, nos permite generar nuevas motivaciones,  un espacio donde se reconoce la capacidad de condolerse, considerar al otro, soltar los miedos y acoger de nuevo el eco de otros tiempos.

Si escribir es la forma de concretar el pensamiento, la lectura es el encuentro con el ser íntimo que quiere brotar.

A través de los libros  el lector crea, se encuentra en el mundo de la ilusión, corre el riesgo  de quedar atrapado en las palabras y sus sabores, las formas e informalidades, las imprecisiones, los fonemas con carácter indómito y la mágica posibilidad de vivir por encima de toda duda y desconcierto.

El niño que lee descubre una polifonía de letras y danza con ellas, se hace uno en su capacidad de asombro, se descubre más intuitivo y su esquema de comprensión del mundo se hace inmenso. Hace comparaciones, vibra, se revela en una composición propia del mundo donde quiere habitar y a él va cuando su realidad no es suficiente lugar para estar o se duele en él.

Una vez el niño se recrea en historias maravillosas de la tradición oral, cuentos fantásticos, mitos, leyendas de lugares propios o desconocidos;  rondas, juegos de repetición, fábulas y cuentos familiares,  estará listo para explorar con facilidad un abanico de posibilidades más amplio y encontrarse con los relatos épicos y epopeyas, la ciencia ficción, cuentos policiales y de terror, crónicas, aventuras  y demás formas de decir y contar la vida.


Algunos de estos niños requieren de un camino más largo, otros en cambio se internan en esquema más complejos en edades prontas dadas sus características personales y de acompañamiento familiar en los procesos de iniciación a la lectura. 

Tomado de: A VIVA VOZ
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia

1 comentario:

  1. Querida Claudita, tienes toda la razon, los ninos necesitan nuestro apoyo por empezar a querer buena lectura, desde pequenos. Yo creci en los tiempos bien pasados y el libro era mi amigo, los cuentos tradicionales me fascinaban y las ilustraciones de esos libros eran pura belleza de un mundo lejano con palacios, sus reyes y sus princesitas, la ultima era siempre rubia con pelo largo. Un poco mas grande me fascinaba la mitologia, especialmente griega y la mitologia de mi gente que tampoco no le falto de misterios de legendas. Despues salte por ver el mundo de imagenesde otros mundos, Africa era entre las primeras imagenes que me fascinaban y el continente americano. Llego un dia que me apareci viajando y conociendo esa otras culturas y aun me fascinan, no solamente los paisajes, la gente con sus risas, su musica, sus idiomas y su manera por vivir. Eso todo es positivo y fue el resultado de querer la lectura desde nina y entendi que todos somos iguales y que somos hermanos humanos. Tu mission en la vida, Claudita es noble . Besitos Helena.

    ResponderEliminar