viernes, 19 de mayo de 2017

CORTOS. Para los amigos de palabras.




DE LUGARES REMOTOS

Los curanderos entonan ensalmos
en medio de bambúes
desatan nudos
descosen las puntadas que se han hecho
a paso de lágrimas.

Los palabreros dicen y desdicen
tiran elogios a la vida en reverdecidos campos
bajo los truenos,
a veces en noches de sirenas, esas que desconocen
el espesor del bosque pero que alcanzan con su canto.

Hay una brecha invisible entre unos y otros
un trasmundo lleno de roces y marismas
la hiedra que atrapa los sueños
y los lleva hasta la copa del viejo árbol
un lugar lleno de todo, de aquí y de allá
porque los hombres en un desparpajo de
luces y sonidos
todo lo pueden.

Tomado de: A VIVA VOZ






FRAGMENTOS DE UN DÍA



Los pastores van a su redil, allí dejan sus ovejas buscando la tibieza como siempre, como cada tarde aparados en la coral que sólo ellos conocen. Entonan himnos de uno en uno para que el camino se haga más sereno y el verdugo se aleje abrumado por la magia que brota de su interior.

Los pastores cantan para ahuyentar el miedo y las ovejas avanzan en campos fecundos, mientras el junco se dobla a su paso y las ranas desde el charco anuncian el brote de la lluvia que baña los días después de tanto veranear.

Tomado de. LAS PALABRAS  Y YO








DESCUBIERTA NO CONQUISTADA



Saquearon sus tierras, asaltaron su nombre 
y la dejaron huérfana
villanos de rostros descubiertos,
rueda del tiempo en total  desencuentro.
Las manecillas del reloj 
olvidaron marcar las noches
y clavaron el aguijón.

Dicen los hombres que desde aquel día aparece entre odas épicas y viejos epistolarios, la mujer se mece cada tarde en su hamaca y no teme ser descubierta, se ha hecho guerrera exaltando la memoria de quienes han perdido el respiro. Se hace a  nuevos despertares para honrar la naturaleza más cauta que ayer pero más altiva.

Dicen los dioses que su canto fue tan intenso que abrió mil surcos a lo ancho del cielo, ahora no teme cantar, de cualquier modo ya sabe lo que es morir.


Tomado de: LAS PALABRAS Y YO








PODER

Cuentan los maestros del decir y el maldecir que algunos hombres han caído sobre la grama, tendidos y sudorosos al escuchar palabras cargadas de magia, se contorsionan y botan espuma por la boca y la nariz. La palabra tiene poder – pregonan; sana, embruja, enreda, da la vida o asesina, se entierra como una daga en el corazón o un leño ardiente  entre la piel. 

Los curanderos entonan ensalmos, desatan nudos, descosen las puntadas que se han hecho a paso de luces,  dicen y desdicen sobre los reverdecidos campos bajo los truenos en noches de una tregua llena de lamentos, pero hay una brecha invisible que desconocen entre cada eslabón, sin embargo con una antorcha en cada mano siguen buscando la cura para tanto maleficio que rueda libre e indeseado carcomiendo los sembrados y descansando en los fangos renegridos de una esperanza que no alcanza.

Tomado de: A VIVA VOZ








DE BOSQUES Y OTROS SENDEROS


Aún en mi oído el crujir de las ramas secas cuando eran cruzadas a pasos nocturnos, aún en mis ojos la ruta y por fin la cascada.  Al anochecer el reflejo de la luna clavado en el río, el canto de los grillos, las luciérnagas en cortejo y el aire ondeando entre las copas de los árboles de aquí para allá, en un remolino de historias no contadas y haciendo más temible el encuentro.

Son tantos los senderos que se han hecho a pulso de sueños…  los abuelos lo sabían, necesitaríamos su voz en nuestras infancias haciendo camino.

Veo en mis sueños la quietud de los frailejones que descansan sobre las altas montañas,  siento el aroma de naura tras la colina, la suave escarcha y los muchos mundos que danzan para mí.  Tiendo los recuerdos sobre mi hamaca, los duermo, los despierto, los habito y los repongo cuando se van diluyendo.

Viene hasta mi casa la luz que atraviesa la jaranda hecha flor, mientras hago pausas y miro al infinito; los días pesarosos se han ido bajo la ruana, las sonatas alcanzan su respiro y ahora más lúcida llego a tamborear las estrellas y las lunas a paso de leyendas.

Tomado de: A VIVA VOZ









RECUERDOS

Amo cruzar el zaguán de la infancia, eterno corredor de los primeros años, con remiendos de sabores herbales, ladrillos amontonados que lo contaban todo, milagros que para entonces no entendíamos. Amo cruzar ese colchón de musgo camino a la cueva mágica, más abajo de la montaña.

Tomado de: LAS PALABRAS Y YO





EL LUGAR PERDIDO


Busco ese lugar donde habitan los sueños que no se cumplen, las promesas desoídas, pero no logro llegar. Quiero llenarme de motivos para seguir, formar alianzas; un lugar donde no se conozcan los reproches y sea fácil habitar, donde sea posible hacer sábanas con oleajes primitivos, donde renazca la danza del espiral y no exista la melancolía como ovillo desdeñoso a la espera de la aguja. Debe ser una gran montaña cerca al mar, un espacio donde se encuentren todas las infancias y así, comenzar de nuevo.

Busco ese lugar sentido donde van los sueños que no se cumplen, debe ser un gran castillo en una playa a puertas del infinito, donde se reúnan las promesas rotas y se junten en un abrazo eterno para soportar tanta desidia y no caer en las fauces de la muerte a esperar otra oportunidad.

Busco un lugar donde habiten las cosas invisibles pero imaginadas, debe ser un lugar cerca al firmamento, desde donde se deslicen las ganas de vibrar, los otoños y las primaveras frente a un mismo espejo.

Llevo años en busca de ese lugar escondido donde van las los colores que nadie usa, las notas que nadie entona, los poemas que a solas se recitan y los jardines que ya no cuelgan. Tanta opacidad en los espacios llenos de luz, mentiras de un amor siniestro y el aullido perdido de los hombres que no quieren partir antes de ser soñados.

Quiero llegar a ese lugar donde los cipreses se niegan a morir entre moles de cemento y se levantan cerca unos a otros para no atarse al frío y hacen de los parajes umbríos, cálidos caminos para llegar.



Tomado de: LAS PALABRAS Y YO





ENSOÑACIONES

Escucho antiguos rezos y hechizos en una sola voz, credos colgados del árbol que da a mi ventana.

Es media noche ya.

A lo lejos el respiro de la cascada y el canto de las aves nocturnas y yo muda viendo en el perchero tanta banalidad aglomerada, aguardando vestir aquellos cuerpos que dormitan suspendidos  en medio de tanto olvido, los veo siguiendo la huella de la luz que se filtra por la gran ventana.

Intuyo a lo lejos la casa de techo pajizo, los pasos caprichosos de la muerte que amenazan con su presencia.

Parece ser la última noche. Hace frío, retumba el galope de los caballos, su fiesta de cabriolas y el eco de las primeras voces acolitando un sueño.

Tomado de: A VIVA VOZ







EL HOMBRE

Es el hombre.  Lo supe cuando se irguió lento, diluyendo sus pasos poco a poco hacia mí.  Ya  el tiempo había  triturado los segundos y fustigado el corazón con tangos y boleros;  era él, no importaba el silencio ni la soledad.  Lo reconocí por su olor a brisa matutina, madreselva y la suavidad de su respiro. 

Es el hombre  –pensé.  Venía con sus dedos recogidos entre telares que arrullan la densa neblina, haciendo figuras, entrecruzando hilos como una  vez  en la infancia, ahora no era una forma de descubrir el mundo, sino de encontrar los nudos, desatarlos y  volar.


Tomado de: A VIVA VOZ







RENACER

Entro en un callejón con o sin salida, al final un arlequín de rostro demacrado que coagula las risas, anuncia el final.  Asisto al velorio de mis fatigados días, el sepulcro espera. Cruzo jardineles en busca del tesoro donde antes urdían los versos luego acompasados, los tiempos de palabras con sabor a desparpajo e incienso y con ellos recobrar el aliento.

Alojo mis nuevas horas bajo la mesa de cuentos para que nadie las vea, las uno a mi testamento de flores, poemas y plegarias al cielo; así cuando todos se hayan ido, podré redescubrirme a mi antojo y renacer junto al vuelo de un violín, una cítara o un tambor dispuesto al encuentro.

Tomado de: LAS PALABRAS Y YO









A LA LUZ DE UNA NUEVA PROMESA 



El afilador de promesas construye su casa en medio de fresnos, pone una mesa de historias en el corredor principal y todos juntos alrededor, se derraman en fonemas e intentos de descifrar ecos de mundos invisibles. Hace retratos de los muchos senderos con su lápiz para eternizar sus asomos  y darlos a luz cuando necesite devolver al universo la fe y el color de la certeza en los ojos de Natura. 


Tomado de: LAS PALABRAS Y YO







HALLAZGO


Venía el hombre entre pinos con su vestido arrastrado por el suelo, su barba en ventisca buscando la voz del druida para que le explicara el origen de sus penas y miedos y presagiara el futuro de lo que quedaba en sus huellas arenosas, no temía saber la verdad ni servirse de su sabiduría ancestral para obedecer a la palabra sagrada que inspiraba su paso allende.

Tomado de: A VIVA VOZ









AL ENCUENTRO

Hay un territorio profético hecho a pulso de fantasías, donde es posible el ágape y el encuentro con los pasados, las aves en bandada hacen su danza y el corazón aturdido espera descansar después de tantos pasos esquivos.

Tomado de: A VIVA VOZ




HOMBRES DE FE

Los viejos creyentes  llegan en un carruaje tirado por odas y relatos que se han hecho a paso de noches peregrinas.  Con la mirada impasible y las pisadas firmes desmiembran la palabra; la cantan, la recitan, la repiten, la hacen suya como sus ancestros.  No olvidan la lección: no se turban, sacan de sus mochilas un pensamiento o una caricia urdida.  Abren sus viejos manuscritos  y algunos papiros buscando en ellos sables de mil brillos para defender el castillo;  no importa si está en ruinas, aún se puede sentir el calor del abedul, los cardos en torrentes, las rondas de los niños, la voz de la anciana llamando al orden y  la chimenea humeante después de escuchar  la voz del pregonero.


Tomado de: A VIVA VOZ










SIGNOS

Escucho el ronroneo de quien guarda sus secretos, con él cuenta cómo aquella vez, el guerrero hacía travesía en mapas antiguos, portando escudos reales, sosteniendo sus tardes en barandas aterciopeladas mientras a lo lejos se descubrían blancas aves que migraban por la época.

Escucho la flauta en líricas de alas a punto de hacerse eternas en sus piernas hechas a canto y camino antes de fundirse en la tierra donde se hará ceniza.

Volverá en otro siglo, una nueva aurora nos sorprenderá cuando ya no sea tarde.

Tomado de: A VIVA VOZ






SIN PERDÓN

El hombre  acampa en medio de dos torrecillas, apila adoquines para levantar una muralla y separar los mundos que desde antes existían. 

 Llegan de repente los espíritus en turbamulta y danzan a libre canto;  los albatros traen en sus fuertes alas las imágenes de tantos mares y sus secretos hondos naciendo a la muerte algunas veces.

Los dioses miran desde lejos con duda, no fue esto lo que advirtieron desde el origen.

Arrepentido y postrado en la arena, promete no perder la fe de nuevo, sabe que los espíritus guerreros nunca le perdonarían esta derrota antes de entregar los brazos y las antorchas de cualquier batalla.

Tomado de: A VIVA VOZ






HISTORIAS DE ARREPENTIMIENTOS 



Entre piratas y corsarios que salen en medio de truenos, llega un torbellino de leyendas para comenzar la faena. El reloj de arena es sólo un pretexto, el tiempo será medido desde ahora en respiros.  Cuentan cómo  hombres y mujeres hacen inventarios de caligramas en blanco y negro, saetas imprecisas que rugen con la entrada del aguijón. 

Llegan con ellos reseñas de vidas que aún no se gestan pero aparecen rodando rumbo a despeñaderos de dolor, con la mirada taciturna ven el regalo que una vez rechazaron, porque pensaban que la negritud no merecía sus ojos y en la oscuridad no había colores.  

¡Qué equivocados estaban! 
Ahora los ancestros de esta legión en grises pagan un alto precio por tanto descuido. Los palabreros enseñan con historias lo que el cielo castiga con tormentas.

Tomado de: LAS PALABRAS Y YO  





FE


Se escuchan a lo lejos eternas castañuelas batidas entre zapateos cruzando alamedas y corredores sin fin.  Asoman prestas a la conquista de nuevos trinos y danzas para no morir de soledad cuando la vida haya cobrado la última deuda. 

La época de dioses y titanes ya pasó, un embrión de poemas se centra en el útero hilvanando senderos para cuando brote en un camino de nunca regreso, sea fácil acampar en ese mundo sombrío y ensordecedor del cual le han hablado antes de nacer quienes no tuvieron oídos para escuchar y ojos para ver los colores que retozaban en medio de la oscuridad. 

Esquirlas pinceladas de sangre llegan al hospedaje donde permanecen los espíritus abatidos por las penas. ¡Hay tanto tormento allí cerca! 

Otros buscan atravesar el inmenso pórtico abandonado para escapar de tanto ruido y lamento agolpado en las paredes queriendo salir y hacer posesión de cualquier cuerpo como pretexto y reencarnar, pero ellos saben de otras bocas que si se quedan, permanecerán presos en abarrotadas callejuelas donde el tránsito poético sería imposible y las noches de amar, una promesa sólo para el cielo. 

Todos luchan y renuncian aunque esto les signifique la muerte algún día, prefieren abandonar el mundo con un poema en la garganta y el amor prendido en la piel. 

Tomado de: LAS PALABRAS Y YO






DE LOS OÍDOS Y GRANDES AMORES

Los lancheros han escuchado todos los relatos a lo largo y ancho de las aguas, callan para no matar la magia; los amores unos ribereños, otros de altamar, se hacen leyenda después de tantos años. Dicen que muchos han osado probar las profundidades atados a lazos y piedras para no volver, algunos siguen luchando contra la corriente y así su amor se ha hecho fuerte con el paso del tiempo, otros descubren que su playa está lejos y las pasiones de un día quedarán tañidas en la piel aunque el llamado sea fuerte; no hay lucha esta vez, solo un grito que rasga las entrañas y se hace una historia más para contar.

Tomado de: A VIVA VOZ






AM

Los lugareños se levantan cada mañana, las voces del campanario se escuchan a lo lejos y marcan el primer respiro. Todos saben que es la hora del rezo y se inclinan.  Llegan los clamores, las súplicas y las preguntas agolpadas después de tanto tiempo. 

Tomado de: A VIVA VOZ






HOMBRES DE PALABRAS



Frente a la manta que se entreteje entre higueras mudas  
se vislumbran los vestigios de pasados corroídos  
por la rabia y la desilusión. 

Nunca los milagros descansan 
los brezos crecen saliendo del mutismo al cual han sido sometidos  
y el hombre mira por entre las hendijas 
susurrando una canción lenta 
mientras encuentra la cerradura 
no importa a dónde mire 
hay a su encuentro mil paisajes que surgen en revuelta 
ve rodar por la ladera los sueños infantiles, 
ha bebido la ambrosía y es perdonado 
por tanta ausencia. 

Revive, se hace hombre de palabras  
ahora se siente mucho mejor 
y es posible el encuentro con lo divino.

Tomado de: LAS PALABRAS Y YO 







MENTIRAS

El tahúr  marca las llegadas con sus promesas amotinadas, sabe los trucos y juega sin piedad.

Tomado de: A VIVA VOZ



Claudia Patricia Arbeláez Henao
Docente en ejercicio
Colombia






 LAS FOTOS QUE VISTE,NO RESPONDEN ESTRICTAMENTE AL CONTENIDO DE CADA TEXTO, SON SIMPLES PRETEXTOS.  (Tomadas y hechas por mí)




4 comentarios:

  1. Me enganchaste con esta entrada preciosa amiguis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anita por tan especial visita. Saludos desde la distancia.

      Eliminar
  2. No te imaginas cómo me he deleitado, con cada verso, con cada poema. Definitivamente, es un lujo leerte. Tienes un don maravilloso. Gracias por compartir, Claudia. Un gran abrazo lleno de cariño 💖.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estas palabras tan bellas y por tener el cariño y la disposición para venir hasta aquí. Un abrazo fraterno desde la distancia.

      Eliminar