lunes, 28 de febrero de 2011

DOLENCIAS

Ahora mi mundo es un túnel
allí me escondo y me transformo
mis pasos son de piedra
con ellos pisoteo hasta desangrar.

Mi piel es de barro y se agrieta,
mi corazón un escudo
hoy mi sangre es ceniza
y mi voz una llama.

Mis sentidos son espuelas
no entra nadie en mi casa
y en mis andenes reposa
la más profunda melancolía.

Mi cuerpo es arena y se desmorona
mis deseos son espadas
que cruzan vertiginosamente el tiempo.
Mis manos se han cerrado para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario