miércoles, 20 de abril de 2011

SUEÑO DE AGOSTO. Tomado de sueños para un buen dormir.

Tenía una casa grande y bella, las paredes eran
acuarios de diferentes azules y verdes, entre ellos
una gran ventana que
se abría ante la fría ciudad.  Al lado derecho de la
cama descansaba un pequeño mar; cientos de plantas
colgaban
del techo y se enredaban entre objetos, macetas y
cristales.

Llevaba una vida tranquila, sin precipitaciones y desengaños, sólo una imagen volaba entre los
seres incrédulos que pasaban por allí.  Durante
 el día,
el vientre de la mujer crecía de una forma
desbordante y quienes escudriñaban tras
las puertas semiabiertas, descubrían al anochecer
el mismo vientre totalmente
liso.

Nadie podía explicar el mundo fecundo de aquella extraña
mujer y cada día crecían las dudas entre los habitantes
 de la ciudad, mientras tanto, ella, la de largos y rizados cabellos, limpiaba la casa, caía agua de más y las
 baldosas parecían
ríos.

El vientre de tantas dudas crecía con la luz del sol y se
ocultaba al llegar la noche.  Se hacía estrella como el de cualquier madre y desfallecía en medio de la oscuridad
siempre que daba a luz.

Así vivió hasta la muerte, día en el cual, niños,
 hombres
y mujeres, en medio del asombro descubrieron un
hermoso delfín que jugaba en aquella, su casa y
dicen
que la mujer era su madre.  De día lo acomodaba
en su cuerpo esbelto para protegerlo y al anochecer,
paría sin dolor para que habitara las aguas.

Ha pasado algún tiempo, algunos dicen que de día el
delfín tiene un gran vientre y cuando llegan las horas
de las tinieblas, el mismo vientre desfallece.





5 comentarios:

  1. Hola, Claudia, vine a visitarte. La primera cosa que me sorprendió es que tu página tuviera advertencia de contenido, pensé que escribías poesía erótica o algo más fuerte... Pero nada, todo soft. ¿Por qué colocar advertencia de contenido?
    Creo que deberías subir entradas con mayor asiduidad, así podemos disfrutar de lo que escribes.
    Ah, me anoté como seguidor, seré el número 8.
    Un cariño.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Fantasía si, también realidad porque en el fondo todos nos extraviamos un poco y a veces no nos volvemos a encontrar.
      Gracias por tus ojos puestos Aquí.

      Eliminar
    2. Fantasía si, también realidad porque en el fondo todos nos extraviamos un poco y a veces no nos volvemos a encontrar.
      Gracias por tus ojos puestos Aquí.

      Eliminar
    3. Fantasía si, también realidad porque en el fondo todos nos extraviamos un poco y a veces no nos volvemos a encontrar.
      Gracias por tus ojos puestos Aquí.

      Eliminar