sábado, 13 de agosto de 2011

Tomado de A MANERA DE INVITACIÓN. La palabra es un milagro...







La palabra es un  milagro y poderla pronunciar es la reivindicación del hombre con la historia y la vida, esta última entendida como ese breve espacio de tiempo que tenemos para recrear las figuras y los encuentros.


Deletrear pasajes, hurgar en la memoria, caminar entre destellos de luz, emular los cantos de las aves y nacer con cada aurora, es una forma de reconocernos como navegantes en este gran mar de posibilidades; de esta manera, surge la idea de decir o repetir las cosas que volaron hacia otros tiempos y sin embargo se extrañan.

El ser humano muchas veces es sorprendido por una ola de desmesura y visiones que le otorga la vida como muestra de aceptación.  Así es como en algunas personas se siembra la idea de escribir una historia donde se recojan en una sola voz, todos los sentires, pesares y pensares.  De ahí que cuando leemos, nos estemos untando de placeres ajenos, misterios de otras tierras y caudales infinitos.

Tomado de: A MANERA DE INVITACIÓN. CUENTOS Y OTROS ENSUEÑOS.