martes, 21 de julio de 2015

AQUELLAS COSAS QUE LOS HIJOS DEBEN SABER

Saludos.
En mi vida no solo hay espacio para la poesía, también caigo presa de las cosas sencillas de la existencia como puentes. Hace algún tiempo mi hijo me dijo: escríbeme un libro. Le dije que muchos de los sueños que plasmaba en una hoja de papel ya estaban inspirados en él y que por aquella época ya estaba escribiendo un poco de esas cosas que quería que aprendiera. Tal vez olvide un poco, mucho o todo de lo que le digo cuando conversamos de esas cosas trascendentales, pero también sé que algo quedará en  su corazón.

Así fue como nació SIETE CUEROS, una propuesta que se suma a muchos de mis ideales, sueños y metas. Hoy comenzaré a compartir algunas de estas cosas simples que he aprendido y que quizás a otros les pueda llegar y por qué no, guardar en el alma.

Hoy, tres cosas de las tantas que quiero que mi hijo aprenda.


Amor de mis amores, mi gran amor, escribir ha sido una pasión, las palabras nunca serán suficientes, sin embargo he descubierto que una a una van cifrando la vida a través de los recuerdos.

No sé cuántas horas, cuántos días más El Padre me regala para estar a tu lado y aprender de ti las lecciones más profundas de la vida; pues  muchas veces los hijos portan la voz del cielo.  Es por esto que acudo de nuevo a la palabra, hablarte de mis sueños y promesas renglón tras renglón,  contarte las historias que yo misma me niego a olvidar y así perpetuarlas en el papel como pretexto.

Hijo, escribir es una de esas formas de recordar de una forma diferente, haciendo conciencia de cada color, motivo, olor y textura mientras nos confrontamos con la existencia y la hacemos un poco reflexiva. Hoy escribo para ti, algunas cosas posiblemente te inquieten, si esto ocurre hab valido la pena este al que yo llamo, un ejercicio del alma. Otras cosas pasarán frente a tus ojos como simples  frases y versos en cadena o manojo de ilusiones y serás aliado de ellas aunque tu mundo ya sea otro y pertenezcas a otro momento y lugar; de cualquier manera, así lo pediste una noche cuando me dijiste que escribiera para ti, justo lo que yo quisiera.



1. No importa la forma mo el aprendizaje llegue a tu vida, deberás estar atento para reconocerlo y no cometer los mismos errores a los que estamos dispuestos por siempre y si acaso te equivocas una, dos y mil veces, deberás aceptarlo con entereza y buscar la forma de enmendar tus equívocos, la mayoría de las veces un error toca a las personas que más amamos y que más nos aman.

2.Las decisiones en la vida afectan siempre de cualquier forma a los que amas y a quienes has elegido para compartir tu tiempo y espacio.; por eso piensa siempre antes de dar un paso. Es mejor iniciar un camino solo, antes que poner en riesgo los sentimientos de los demás, será una experiencia que nunca habrás querido vivir.

3.No siempre encontrarás quien conspire a tu favor, debes acoger tus suos, hacerles camino, confrontarte a menudo, mirar hacia dentro para sostener el afuera y renovarte en las conquistas.


Tomado de. SIETE CUEROS.
Registrado conforme a la ley.




No hay comentarios:

Publicar un comentario