miércoles, 26 de agosto de 2015

COSECHAS DE OTROS CAMPOS


Dejas de lado el trigal de siempre
te envuelves en el sopor de una nueva siembra.
Flores frescas caerán sobre tus pies
desentrañarás el perfume alboral del campo
y a tu paso temblará la tierra.

Harás la colecta.
El ámbar del fruto inesperado
reventará en tu almohada
se rendirán ante ti  los ciruelos
y se devanecerán los pastos.

Después, cuando caiga la tarde
el campo quedará deshabitado
y sin semillas.

Tomado de: MANUAL PARA VER LLOVER


No hay comentarios:

Publicar un comentario