viernes, 18 de septiembre de 2015

EL COLECCIONISTA DE FLORES (De mis poemas azules)











La trajo a su vida con flores,
desafío  a la madre tierra
flores de verano, primavera
flores inquietas, abiertas
en plena melodía.

Su jardín era inmenso
profundo y certero,
en él se hacía aroma
universo de color;
allí se escondía
regresaba a cada rato con una nueva
una más brillante y rebelde
una que pudiera poner cerca su hamaca
para habitarla chispeante.

Cada pétalo sin control
destinado a morar en aquel lugar;
se inmortalizan
en medio de dos grandes pilares,
a veces húmedas
bañadas por el rocío
haciéndose poema
erotizadas por un verso.

Allí
Entre ellas
está la flor letal
esperando ser acariciada
gris, oscura y despiadada
será eterna por su color y origen


El coleccionista de flores
las lleva en un puñado de tierra
las huele, las acaricia,
las atraviesa a con sus ojos
se reinventa en sus aromas
y se mimetiza.

El coleccionista de flores
va buscando la más suave
delirante y erguida
para desplegar su inmortalidad.

Tomado de: Las palabras y yo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario