sábado, 7 de noviembre de 2015

TIERRA PROMETIDA








Allá van corriendo tras la estela de humo 
que se dibuja en el cielo,
quieren encontrar el origen del pueblo del 
que les han hablado.

Las ruinas quedan atrás, la tierra prometida 
huele a pasto y leña,
el olor del anís errante se cuelga del viento y los persigue.

No hay que prolongar esta espera, 
surge en ellos la ilusión de la libertad
y corren escapando del cemento, piel de asfalto 
que los habita.

Cruzan ciénagas, lagunas, mares, montañas, 
nevados, polos, han vagado tanto en los 
últimos tiempos.  

Se dice que han envejecido un poco, tienen el 
cabello blanco y siguen cantando.

Los peñascos se han abierto a su paso, los pájaros
han guiado  sus sueños, la madreselva 
los ha visto desnudos, el bosque los ha arropado
algunas noches, el océano los ha bañado y 
los ríos han calmado su agonía.

Después de tantas búsquedas piensan  
que es preciso regresar al hogar.


Tomado de: SUEÑOS PARA UN BUEN DORMIR


Registrado conforme a la ley



  




3 comentarios:

  1. Hermoso! Tierra prometida que ha de vivir en los sueños y vivencias de quienes aman con todos los sentidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matilde, infinitas gracias por tu comentario, gracias también por pasar tu mirada por mis letras. Bendiciones.

      Eliminar
    2. Matilde, infinitas gracias por tu comentario, gracias también por pasar tu mirada por mis letras. Bendiciones.

      Eliminar