sábado, 9 de enero de 2016

Fragmento DE: SIETE CUEROS (Esas que mueven el mundo...)


Esas que mueven el mundo viven en los alimentos de la abuela, el olor del dulce de brevas recién hecho, el vapor del maíz en la olla pitadora avisando la suave cocción y en lospandequesos” acabados de hornear. Esas que mueven al mundo habitan en las tardes soleadas cuando de niña soplaba las flores secas de diente de león, viendo cómo se escapaban entre el suave viento y ahora haciendo que la historia nazca pero de otros labios, ensando al hijo la  rutina gica, experiencia que pasa de generación en generacn.
                           

Esas que mueven el mundo cuelgan de los grandes recuerdos mientras nos mecemos en el calor de la infancia y hacemos dormir las pequeñas hojas con solo tocarlas, observando con sorpresa mo se cierran lentamente ante la caricia de la mano; por fortuna las dormilonas y mimosas hojas caen en sueño profundo solo por un momento, disfrutamos de su   aparente letargo pasajero, entre tanto corremos buscando más hojas para revivir los juegos ingenuos de la infancia.


Tomado de. SIETE CUEROS
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia



1 comentario:

  1. Este escrito me transporta a mi infancia, gracias, mi poeta azul.

    ResponderEliminar