viernes, 22 de abril de 2016

LAMENTOS SOPRANOS.




LAMENTOS SOPRANOS

Las olas del mar se envuelven
aplauden
fluye de las aguas
con su cuerpo cubierto
de velos blancos.

            La espuma acaricia sus piernas,
su cabello solfea
entre corrientes de aire.

Lamentos sopranos
se fecundan en su garganta
acompañados por un violín
inalcanzable, perpetuo y triste.

Todas las tardes
cuando cae el sol
renace de nuevo,
es la mujer de los lamentos sopranos.

Su voz recorre la costa.
Se hace eco,
es eterna
llega a oídos de pescadores, atarrayas y dioses.

Hombres de todas las alturas
vienen a escucharla,
algunos la han visto libre
entre olas que cascabelean
unas entre otras,
fuertes, altivas y grises.
            Poco a poco
            se ve desaparecer.
Dicen que es hija de la luna
por su canto.

Tomado de: SOLSTICIO
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia


2 comentarios:

  1. La hija de la luna. Si. Si es. La vi en los amaneceres cuando era niño. Y a ella, la luna la tengo en mi. Fue mi compañía en las noches de agosto cuando tenia que caminar por el camino retorno a casa. Esa casa en la que hoy vive mi madre con su soledad a sus 88 años. No es mi lamento, es mi tristeza que hoy la luna no tiene significado para los jóvenes.

    ResponderEliminar
  2. Así es. Por fortuna todavía existe en nuestra memoria y en nuestra piel. Gracias por venir a casa.

    ResponderEliminar