sábado, 14 de mayo de 2016





PASTORES Y OVEJAS


Soñó que nevaba. 

Hojas multicolores caían del cielo, pero al tocar 
la hierba se hacían diminutas bolas de nieve.

El círculo dorado se peinaba los cabellos dejando caer 
innumerables hilos que acariciaban los tallos floridos 
de aquel breve tiempo, mientras se cubrían con el manto 
blanco que el señor de los inviernos bordaba después 
del otoño.

El pastor cocía cintas azules que luego acomodaba de una 
forma sutil en el cuello de sus ovejas para no confundirlas 
con la nieve.  En verano las cintas eran amarillas; 
ovejas y cintas para cada época.

La pastoril sonrisa se enredaba en el color del viento, 
el hombre se sentaba junto al rebaño a cantar viejas 
y nuevas canciones, arrullando una estación que sólo 
existía en su memoria.

Tomado de: SUEÑOS PARA UN BUEN DORMIR
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia




No hay comentarios:

Publicar un comentario