sábado, 4 de junio de 2016

EN LOS CONFINES DE UN BESO



Besos caseros
esos que se hornean a fuego lento
en el centro de la hoguera
a la orilla de una espera
esos que llegan con la ventisca
arrullados por una canción de antaño
una batalla cualquiera

Besos que nacen como pacto
donde busca lecho eso que queda de la guerra
para amarrarse a la tregua
al delirio
después de vivir en orfandad
daño que parecía irreversible
besos robados,
esos que queman, que corren por la sangre
desempolvados entre las cuerdas
del arpa, una lira  o una gaita escocesa

Besos que alivian
sanan, cicatrizan, liberan
como la hoja que se desprende
de su rama para cruzar los campos
de Mayo

Besos que te acercan al alba
después de una noche de tormenta
besos que conmueven
mitigan el dolor
deleitan
se tallan en la piel
y se hacen casa y cosecha

Besos sin nombre
sin fin
besos de arena
de cielo, vaivenes, mares y alas
besos de libertad
de cimas indecorosas
de poemas bajos
besos de flor, de satín y seda
de alborotos y de largas cabelleras
esos que se enraízan
se albergan en la piel y se trenzan

Besos para no morir de frío
acunados en el murmullo de las palmeras
que se agitan
una noche cualquiera
bajo esa luna que nunca desfallece
en medio de la oscuridad

Besos hechiceros, batidos entre ramas
arrastrados por la marea
desde los confines
anclados a la deriva
nacidos en otras tierras
besos de savia
del rocío que se hace memoria
en la piel ajada
hasta que la muerte
nos convierta en ceniza.

Tomado de: DE MIS POEMAS AZULES
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia




5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hilario Esteban gracias de nuevo por venir a este espacio de amor y por dejar tu comentario. Bendiciones.

      Eliminar
    2. Hilario Esteban gracias de nuevo por venir a este espacio de amor y por dejar tu comentario. Bendiciones.

      Eliminar