martes, 28 de junio de 2016

VISTIENDO MI PIEL DE VERSOS





Hazme un vestido con tus versos
esperaré hasta que el traje esté listo
para arropar mi alma desnuda,
verás la danza de libélulas
alrededor de mi cintura
en pequeños remolinos de amor.

Mientras me tomas almendrada
demente y furtiva
descubrirás los poemas
que se fecundan bajo mi lengua,
te sorprenderás al saberme lluvia plateada
en pétalos de rosa
en la piel que se renueva
haciéndose inmortal.

Tu boca, mi vocación
pasadizo al cielo
dispuesta, entreabierta y quieta
presa de mi hondo respiro
dejando conocer mí fuerza
el poder acunado en mis entrañas
durante tantos años, inviernos y lunas.

Tus labios dadores de vida
manantial
fruta fresca
fantasía en seda
territorio de sueños en almíbar

Tus dedos hundidos en mi vientre
mariposeando en mi ombligo
pestañeando en mis promesas azules
esas
en las que me reinvento
me descubro crisálida
a punto de nacer infinita.

Tomado de: DE MIS POEMAS AZULES
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia



4 comentarios:

  1. Me fascina la fuerza de este poema

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Poeta, gracias por venir a casa y dejar tu rastro.

    ResponderEliminar
  3. Y digo yo:¿es consciente el sastre de lo mucho que tendrá que trabajar en el diseño de ese traje de versos? Porque no es fácil conquistar un corazón, reclamar la atención de la amada cuando de versos se trata.

    Yo espero que lo consiga, contentar a una voz poética femenina no es labor sencilla.

    Un placer pasar por esta casa.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar