domingo, 10 de julio de 2016

MARIPOSA DE MI NIÑEZ





Allá va el hombre inconforme hurgando en
su memoria de antaño, procurando rescatar una
que otra imagen de su niñez.  De pronto descubre
una mariposa que vuela frente a sus ojos y una
pequeña lágrima se deja asomar, rueda con lentitud
por su mejilla mientras amanece otra y otra lágrima
más y se hacen mar los ojos.

Por fin los pasos de su inocencia se acercan después
de tantos años; ha recordado con dulzura el
color de unas alas que revoltean buscando una flor
para descansar.  No es casualidad, pero ahora la puede
ver de nuevo, con la misma sorpresa de aquella
vez cuando tan solo jugaba a ser grande.

Extiende sus brazos y la mariposa se acerca sin miedo,
se recoge en las palmas de sus manos y el hombre la
conduce hacia el jardín, deja que se eleve hasta la
margarita para recrear su existencia.

Una inesperada sonrisa se escapa de sus labios,
al ver aquellos niños que han seguido paso a paso
cada expresión del valiente aventurero.


Tomado de: SUEÑOS PARA UN BUEN DORMIR
Claudia Patricia Arbeláez Henao

Colombia

2 comentarios:

  1. La imagen de mariposas volando son musas, como la luna a los poetas.

    Un saludo desde este lado de la orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alonso por tu comentario. Valoro inmensamente tus palabras, quedarán como huella en mi corazón.

      Eliminar