jueves, 25 de agosto de 2016

¿POR QUÉ LEO? Cuarta parte





He estado en medio del amor sin detener el tiempo y avisar que en 
lugar de un suave vino, hay veneno, he presenciado las despedidas 
bañadas por el dolor, reconozco el origen de algunos pecados, he asistido 
a citas de dos y me he ruborizado al ver la pasión nacer entre húmedas 
sábanas, he llevado luto por tragedias que no pude evitar, he vivido de 
mil formas las historias más cortas y las que han sobrevivido a 
través de los siglos.

Me descubro en escrituras de otros tiempos, como si alguien me hubiera 
soñado, bailo en espiral buscando energías curativas, la danza de 
la vida me recuerda las noches en rituales cuando aún no había nacido.

Me he llenado de brillos frente al rapsoda lleno de luceros que recita 
a su amaño los desvelos, oscuridades y descubrires después de tanto caminar.

He conjugado cientos de verbos junto a los recitadores y oyentes 
que llegan seducidos por los pregones de amor y guerra de hombres y 
dioses. Todo esto gracias a mi caracolear entre libros de hojas hondas 
y profundas que llegaban a casa, sin importar si eran breviarios 
antiguos, diccionarios incompletos u hojas sueltas que se acomodaban 
en cuadernos ajenos.

Llegan los aedos cantando las hazañas de mil horas fuera de casa, 
las peripecias heroicas y los trinos de los pájaros que avisan la 
tempestad; ellos enfrentan al dragón de fuego, aquel que quiere 
matar la palabra, pero insisten a paso de mensajes, liturgias de 
amor que luego serán luz en distantes pergaminos. Mensajeros que 
vuelan a paso de relatos mientras mis oídos encallan en 
cualquier playa para escuchar. Y yo, presta al aviso, que no llegue 
el hechicero y apague la luz.

Una que otra hazaña ha balbuceado cerca, las he vivido como certeras, 
cercanas y muy mías, como si fuera cómplice de cada movimiento, 
aunque nunca me hubiera alejado de la silla donde me esperaba un libro 
abierto, para ser una vez más poseído y habitado.

 Tomado de: LAS PALABRAS Y YO
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario