sábado, 6 de agosto de 2016

NOVFA




Quisiera morar por siempre en tu aliento
y desde allí gritar
cuánto te amo;
desfigurarme en tu piel
balancearme en tus ramas
como una espiga que danza y se revitaliza
entre corrientes de aire.

No desfallecería jamás.

Te buscaría en lo alto de la colina
me deslizaría en tus rebosantes caídas
de agua pura
manantial de fugas y brillos.

Seguiría caminando a lo largo y ancho del universo
hasta encontrarte naciendo en un cristal,
hablaría de ti con los colores del cielo
me escudaría en tu piel de silencio y aurora
y te llevaría al portal que he construido en  mi pecho.

Bajaría de lo alto una pluma de oro,
incienso y flores,
buscaría en el fondo del mar algunas piedras hechizadas por la lluvia,
colchones coralinos, plantas que se asemejen a la grandeza de Dios
para tenderlas sobre tu lecho de brisa y noche.

Una vez más, me despojaría de sueños.


            Tomado de: SOLSTICIO
            Claudia Patricia Arbeláez Henao
            Colombia



1 comentario:

  1. Eso es el amor, la palabra magica y sin esta magia el mundo no podria existir. Bellos versos.

    ResponderEliminar