sábado, 6 de agosto de 2016

TESTAMENTO




No cuando muera
seré por siempre tuya
ahora mis ojos ven a través de ti,
de tus pisadas y de tus callados sueños.

Mis pies no conocen otro camino
sólo saben el sendero
que conduce a tu cálida morada.

No sé dónde habitaré
cuando el tiempo se acabe
pero sé que en la eternidad
sólo podré abrazar todo
lo que de principio a fin
fijaste en mi memoria.

Te dejaré mis ilusiones
las que solo tú conoces,
el lenguaje de mi piel
mis fantasías, dolores y poemas.

Abonaré a tu jardín
promesas,  girasoles y  rosas,
el canto de los pájaros 
y la intensidad de las sombras.     


Tomado de: SOLSTICIO
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia        

4 comentarios:

  1. "...
    Mis pies no conocen otro camino
    sólo saben el sendero
    que conduce a tu cálida morada...

    Que amor amiga, cuando no hay mas que el unico camino...oh Dios!

    Lindo
    Bello su poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilario, hooola. Es un placer que vengas a visitarme. Gracias por tanta generosidad en tus decires. Eres muy gentil. He sentido que muchos de los grandes amigos se hacen en la palabra. Hasta pronto.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Rafa. Gracias por venir, valoro mucho tu compañía en este camino de sentires y decires. Espero que todo esté muy bien en tu vida. Hasta pronto.

      Eliminar