miércoles, 5 de octubre de 2016

SIN ESPERANZA



No me pidas que abra mi mano
tengo un puñado de dolores
que no querrás ver
suelen salir como dragones
ante el mínimo descuido
cuelgan de mis ojos como espadas
rasgando mis pupilas
se cuelan en tu ropa
y te hacen fuego
hasta desangrar el alma.

No me pidas que abra los brazos
tengo en ellas una nube de cicatrices
una vez extendidos
huyen quebrantos y desvelos
se tienden como alfombras
y al pasar
tus pies se descubren
plagados de grietas.


Tomado de: Las palabras y yo
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia

5 comentarios:

  1. Qué extraordinario poema: No importa lo que te atormenta, ni el daño que podamos hacer a los demás. El Canto de Dolor que escapa de tu alma, es más un hechizo que una advertencia. Cuando quien te conoce bien, te ama, a pesar de tus sentimientos, está dispuesto a morir por ti, de infinitas formas, hasta que tu Dolor desaparezca y tus manos y brazos, solo se abran como alas de Amor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Claudia Patricia, he leído poesía infinidad de veces, pero creo que eres la escritora que más y mejor ha conseguido cautivarme. Supongo que como a cientos más de personas, porque eres una de las Grandes, en mi humilde opinión. Gracias, por saber transmitir tan bien los sentimientos de las personas. Buena Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emilio, es muy grato para mí leer cosas tan bellas de tu parte. Mi labor de amar a través de la palabra, toma vida cuando llega al corazón de un lector como tú. GRATITUD REZA MI ALMA. Estamos en el camino de aprendiz de verso, de poesía... gracias de nuevo por llegar hasta aquí.

      Eliminar
  3. Todo el camino al leerte conduce a un licor que embelesa en los versos... independiente del dolor de este poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias poeta por venir hasta aquí y regalarme tu voz con olor a verso. Me siento honrada.

      Eliminar