miércoles, 22 de febrero de 2017

CANTOR DE CANTORES




Encontré la voz del cantor en mi cordura
atravesando la ventana estrecha
y revestida de azulosos brillos,
venía con un traje oscuro
matizado por la noche
y en su mano una copa de licor.

Y yo, leyendo en el revés de su alma
viejo manuscrito
donde la palabra hierve y se perpetúa,
absorta frente al gesto apremiante de sus pies.


El tiempo pasa y con él
inesperados cantos reviven la historia
dando otro rubor a nuestra edad.

Se abren oportunos puertos y certezas,
no importa el mañana
mientras abrazamos el presente.
Compartimos una soledad común,
ilusiones y encantos de la infancia
albergados en la piel que envejece
y en las calles que se extienden sobre la ciudad. 


Tomado de: DEJACIONES
Claudia Patricia Arbeláez Henao
Colombia

5 comentarios:

  1. Hierve y se perpetúa...

    Lindo, su poema amiga , un placer leerle siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilario Esteban, es un honor para mi que me acompañes es este poema. Valoro mucho la fe que pones en mis palabras. Mi admiración y respeto poeta. Felicidades.

      Eliminar
  2. Un poema sobre encuentros afortunados bellamente descrito, las similitudes siempre unirán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Danielita, gracias por tu visita. No sabes cuán importante es para mi, el hecho de que vengas a mi encuentro. Un abrazo desde la distancia. Bendiciones.

      Eliminar