jueves, 22 de octubre de 2015

TEMPLO





TEMPLO
Siento palpitar mi corazón,
un leve cosquilleo me recorre toda
voraz y dadivosa.

A veces mi piel hierve de calor
otras veces el frío ahuyenta mi sueño.

Me descubro tan humana
tan cerca de las estrellas,
aquí... allá, en todos los lugares
fugándome de mi misma y regresando,
pero siempre con este cuerpo;
templo pálido
nido de mi amor
sostén de mis días
refugio de mis pesares
cuna de mis risas.

Ese mi cuerpo
este mi mundo
sombra del labriego
flor que se abre día tras día
luz que se expande noche tras noche.

Perecedero mi cuerpo

Eternas mi alma y mi puerta.

Tomado de: SOLSTICIO

2 comentarios:

  1. Los templos hay que conservarlos

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Por desgracias nuestro envase es caduco, pero siempre nos queda la eternidad del alma para compensarlo.

    Un abrazo, Patricia.

    ResponderEliminar