sábado, 28 de noviembre de 2015

RECOBRANDO EL VALOR DE LA PALABRA. A manera de invitación. Sexta parte.






RECOBRANDO EL VALOR DE LA PALABRA

Para muchos la palabra ha sido la flecha que se lanza y nunca regresa, ha representado la maldición, el hechizo y el engaño.  Para otros, la palabra no alcanza a definir las cosas más inquietantes del universo, sus enigmas y secretos.  Es verdad que la palabra es poco para expresar las sensaciones que surgen de la muerte y el dolor; sin embargo, por tiempos también ha servido de conjuro, llamado, súplica, plegaria y oración.  Es la palabra la que permite engrandecer el ritual, los momentos, las festividades y las caminatas de los hombres que cruzan senderos en noches de luna llena.  La palabra reúne, alivia el llanto de los niños, alienta, acerca a los habitantes de unos y otros poblados sin importar la distancia; además es un espejo.


Hay palabras que calman el dolor, la ira y el desasosiego. Otras sirven como estimulantes de la creatividad, la locura y la alegría en hombres y mujeres de cualquier credo.  La palabra es un remedio en horas de soledad, un aliciente en estados de zozobra o inapetencia, un abanico en tardes de sofoco.

La palabra es utilizada por el chamán, el sacerdote, el gurú, el maestro, el sabio y las parteras para curar, dar tranquilidad y ayudar a creer en nuevos arroyos para saciar la sed; es sanación, fuente de gracias, puente entre la realidad y la imaginación, el presente y el futuro, el más allá y las paredes que separan nuestras casas.


La palabra importa cuando deja de ser simplemente una forma de comunicación para convertirse en una luz, una fuerza unificadora y atrayente.  Con la palabra seducimos, realizamos sueños y afianzamos antiguos sentimientos entre los mortales; por la palabra se recuerda al amigo y al que se ha ido corriendo a la eternidad.  Por la palabra se conoce al verdugo, al ángel o al confidente, al sabio, al necio o al rufián, al artista o al señor de las canciones tristes.


Gracias a la palabra las cartas tienen respuesta, los libros se tocan, los descubrimientos vuelan hacia otras primaveras, los mensajes sobrepasan el infinito y las plegarias llegan a oídos de los dioses.


Tomado de. A MANERA DE INVITACIÓN. CUENTOS Y OTROS ENSUEÑOS.
Colombia


4 comentarios:

  1. EL VIEJO Y EL NUEVO HOMBRE """ Que bonito...

    ResponderEliminar
  2. Que buen escrito...muy amplio, certero, fino y sutil para solo mencionar el poder del lenguaje y su juego en la existencia..

    ResponderEliminar
  3. Con un par de palabras intento agradecer la exegesis que claudia ha hecho sobre en sentido y esencia de la palabra. Gracias, muchas.

    ResponderEliminar
  4. Con un par de palabras intento agradecer la exegesis que claudia ha hecho sobre en sentido y esencia de la palabra. Gracias, muchas.

    ResponderEliminar