miércoles, 13 de abril de 2016

MANOS




MANOS

Tus manos silvestres, blancas, hechas nubes
exploran cada uno de mis callejones
como alas
suaves plumas
capaces de sostener el mundo
y alojarse por siempre en mi espíritu.

Tus manos el delirio
plenas de susurros
donde los poemas tienen su morada
manos de amor y sanación
hechas para el reposo
después de ser forzadas a la lucha inclemente
de tiempos pasados

Manos que celebran la existencia
con la caricia ante la piel esquiva
manos que alivian
manos cálidas, de deseo y espuma
lirios y mudanzas.

Manos que elevan y silencian la voz
con su alcance
iluminadas y bordadas con estrellas
puente a la devoción
manos menguantes, de arrullos
manos en satín
donde se acunan las pasiones
manos que hacen que brote en lluvia
renazca la esperanza
y se sobrecoja mi piel al ser tocada.

Claudia Patricia Arbeláez Henao
Tomado de: DE MIS POEMAS AZULES
Colombia




7 comentarios:

  1. Un hermoso poema a las manos. Un canto al miembro que facilita escribirte. Un canto a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  2. Mauro gracias por estar aquí. Eres muy amable. Bendic iones.

    ResponderEliminar
  3. Mauro gracias por estar aquí. Eres muy amable. Bendic iones.

    ResponderEliminar
  4. El poeta tiene el don de hacer versos de la nada, pero este canto a las manos me ha dejado sin manos para escribir sobre la belleza del mismo.

    ResponderEliminar
  5. Nauro gracias por caminar de mi mano y de la mano de la palabra. Hasta pronto.

    ResponderEliminar